Crónica La familia Addams no pudo con los Alcántara

Los concursantes pasaron una noche terrorífica que se alargará durante una semana para los cinco nominados: Patricia, Raquel, Kiko, Ness y Javito. Pese al despliegue, la actualidad de GH no pudo con la nostalgia de Cuéntame como pasó

De nuevo las desventuras de la familia Alcántara vencieron al concurso de Telecinco. Más de un millón de telespectadores separaron la audiencia de Cuéntame como pasó, en TVE-1, (6.210.000 espectadores y 36,6% de share) de la lograda por el espacio que presenta Pepe Navarro (5.207.000 televidentes y 33% de cuota de pantalla). El tercero en discordia, Al descubierto en Antena 3, logró reunir en su cambio de emplazamiento a 1.630.000 telespectadores y el 13% del público.

En Guadalix la jornada comenzó con un Gran Hermano exiliando al jardín a los concursantes con la excusa de que disfrutaran de una barbacoa al ritmo de la celebérrima canción de Georgie Dann. ¿Chuleta, morcilla, chorizo, vino de Rioja? Había gato encerrado. Lo cierto es que mientras el frío impedía a los habitantes de la casa disfrutar de las viandas, el interior se transformaba en un decorado de película de terror de serie B.




Los primeros en llevarse un susto fueron Javito y Elba, que se toparon con un zombie en el almacén. La barcelonesa también tuvo la de cal como ganadora individual de la prueba. Eligió la estancia en la suite y como acompañante a Patricia. Para ésta última, la noche sí que fue dura. Incluso nominar resultó una experiencia traumática. El confesionario estaba convertido en un cementerio y la voz del "súper", en un susurro satánico.

Patricia estuvo al borde del ataque histérico hasta el punto de que, cuando se apagaron las luces, lanzó escobazos a ciegas. La guinda a la noche terrorífica la puso la aparición de Jacinto. Pero lo realmente trascendente de la jornada fueron las nominaciones, que recayeron en Patricia, Raquel, Kiko, Ness y Javito. Raquel no quiso mostrar en público su lado sensible y se refugió en la intimidad de la ducha para llorar por el resultado de las votaciones. A la Bismarck madrileña le han fallado las cuentas.




Apelativos nada cariñosos


Antes de que Gran Hermano se convirtiera en el Túnel del Terror, el Mal tuvo otras manifestaciones. Kiko y Patricia se despacharon con Raquel, a la que tildaron de "cáncer", "manipuladora", y con Ness, al que aplicaron el apelativo de "lameculos". Ajeno a esos comentarios, el bailarín erótico y Carol diseñan su futuro post-GH a base de desnudos generosamente retribuidos. Tras dos ediciones, la inocencia de los concursantes es un vago recuerdo. Pese a todo, son como niños, no hay más que recordar con qué entusiasmo acogieron la idea de maquillarse y disfrazarse para un Halloween fuera de temporada.




Ness-Gómez, Carol-Morticia y Raquel-Miércoles sellaron sus lazos transformándose en la Familia Addams. Kiko se hizo con un título nobiliario al caracterizarse de Drácula aunque Patricia lo que necesitaba era un exorcista. Javito y Jorge se decantaban por clásicos como Frankenstein y La Momia, respectivamente, mientras que Elba tomaba posesión del garfio de un psico-killer de la última hornada, el de Sé lo que hicísteis el último verano.

Óscar se decidió por el incombustible "Freddy Kruegger" aunque, visto lo visto, el que le viene que ni pintado es el de Miguel Induráin. El administrativo de Puertollano se ha tomado muy en serio la prueba de la semana y madruga para pedalear contra viento y marea. La idea es recorrer el viejo continente en seis días.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba