Análisis ¿Es legal grabar a un famoso con cámara oculta?

"El interés público por determinados personajes y la denuncia que suponga el reportaje sí justifica una intromisión", según El Mundo TV. "La injerencia en una conversación privada no está amparada por el derecho a la información", discrepan algunos juristas

El programa de Telecinco A corazón abierto ha desatado un debate social sobre la ética y la legalidad asociadas al uso de cámara oculta en el periodismo de corazón. Las primeras víctimas del objetivo infiltrado de El Mundo TV han sido Marujita Díaz y Alessandro Lecquio. En el reportaje del próximo jueves, la protagonista es Aramís Fuster y sus presuntas relaciones sentimentales. Los interrogantes son muchos. ¿Es lícito grabar una conversación privada de un personaje público sin el consentimiento del protagonista? ¿Hablamos de periodismo de investigación o de una grave intromisión en la privacidad? ¿Ampara la ley a la productora del programa, El Mundo TV? ¿Quién tiene las de ganar en caso de demanda? Para tratar de responder a éstas y otras dudas frecuentes, Vertele ha consultado al abogado de El Mundo TV y al director de A corazón abierto. Asimismo, recogemos algunas declaraciones hechas al respecto por juristas independientes.

¿Qué dice la Ley?

La ley protege la intimidad de personas anónimas en todos los casos, ya sea en un lugar público o privado. No se puede captar la voz, imagen o nombre de la persona sin su autorización, a menos que éste sea famoso, esté en un lugar público y su vida sea de interés público. Concretamente, la Ley 1/82 de Protección del Derecho al Honor y a la propia Imagen dice en su artículo 7: Se considera intromisión ilegítima “la utilización de aparatos de escucha, dispositivos ópticos o de cualquier otro medio para el conocimiento de la vida íntima de las personas o de manifestaciones o cartas privadas (...) así como su grabación, registro o reproducción”. También lo es “la divulgación de hechos relativos a la vida privada de una persona o familia que afecten a su reputación y buen nombre”. La excepción a la norma se especifica en el artículo 8.2: “El derecho a la propia imagen no impedirá su captación, reproducción o publicación por cualquier medio cuando se trate de personas que ejerzan un cargo público o una profesión de notoriedad o proyección pública y la imagen se capte durante un acto público o en lugares abiertos al público”.

La opinión de jueces y abogados independientes

“Mi impresión es que el uso de cámara oculta en este programa raya en la intromisión en la intimidad y la privacidad de las personas, aunque es dudoso que los tribunales así lo entiendan con la jurisprudencia que tenemos al respecto”, opina José Miguel Serrano Ruiz-Calderón, vicedecano de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid y profesor de Filosofía del Derecho, en declaraciones al ABC. Esta opinión la comparten otros expertos consultados por el mismo diario como los letrados Luis Suárez Machota y Sofía Carrasco, para los que la injerencia en una conversación privada no está amparada por el Derecho a la Información. Además, para José Miguel Serrano este programa “puede perjudicar gravemente al Periodismo en su conjunto” desde el punto de vista ético, ya que “se rompe la confianza normal que se crea entre un entrevistado y un profesional de la información”.

¿Qué precedentes de cámara oculta con famosos hay en España?

Históricamente, en la prensa del corazón ha habido muchos conflictos legales sobre el derecho a la intimidad de los famosos, como es el caso de las fotografías a viviendas privadas, declaraciones de personal de servicio, etcétera. Pero los únicos precedentes en España de grabación con cámara oculta a famosos los encontramos en el reportaje La gran mentira del corazón, también de El Mundo TV, y las imágenes que emite eventualmente el programa de Telecinco Salsa Rosa, realizados por otra productora, Boomerang. En el primer caso, no hubo demandas, “tan sólo quejas por parte de Cristina Blanco, quien decía que se la había grabado en un sitio privado, su consulta, y finalmente resultó que no tenía razón porque los jueces consideran que las consultas profesionales son un lugar público”, recuerda Manuel Aguilera, director de A corazón abierto. En el caso de Salsa rosa, Chenoa si demandó a la productora y está por ver a quién da la razón la justicia.

¿Ha ganado El Mundo TV demandas anteriores?

Todos los litigios de El Mundo TV en casos de cámara oculta los lleva Écija y Asociados, firma especializada en Derecho Audioviosual, Propiedad Intelectual y Nuevas Tecnologías. Según su director y socio fundador, Hugo Écija, hasta la fecha, El Mundo TV ha ganado todos los casos. Si bien es cierto que hablamos de demandas correspondientes al programa Al descubierto, producido para Antena 3, y en el que no había famosos involucrados.

¿Es legal grabar la conversación privada de un famoso?

“La cámara oculta no es legal ni ilegal, cada caso es un mundo”, explica Hugo Écija, que está de acuerdo en que el uso de la cámara oculta “puede llegar a ser una intromisión en la intimidad de la persona, siempre y cuando no esté justificado, bien porque no haya un delito, porque la víctima no sea un personaje público, porque los hechos no sean de relevancia o por otros muchos motivos que establece la ley”. Por otra parte, “el hecho de que la grabación se produzca en un lugar público o que el fin sea destapar un delito disminuye enormemente la protección de la persona”. Écija resume el actual marco legal de la siguiente manera. “Son dos derechos enfrentados, el de la intimidad contra el de la libertad de expresión. Los dos son constitucionales y tienen la misma fuerza. Entran en colisión y se trata de ver cuál prevalece en cada caso. El equilibrio entre estos dos derechos lo marcan las leyes, y cuando no hay leyes concretas, lo marca el juez en cada caso”.

¿Qué ocurriría si Lecquio demandase a El Mundo TV?

Si hubiera una demanda por parte de Lecquio, el juez tendría que determinar “qué es más importante, la intimidad de Lecquio o el interés y el derecho del público a la información”. Para ello habría que estudiar los antecedentes: ¿Quién es la persona agredida, en este caso el Conde Lecquio?, ¿qué interés público tiene su vida?, ¿de qué temas se han hablado en esa cámara oculta?, ¿hay menores implicados?, etcétera.

¿Son todos los famosos iguales ante la ley?

Un punto clave en este debate es que la ley no protege igual a todos los famosos. Según Hugo Écija, la intimidad a la que tiene derecho un famoso se mide por lo que éste haya hecho en el pasado, es decir, si ha formado parte o no del mundo de la farándula y si ha comerciado con su vida privada anteriormente. “Por ejemplo, si a Matías Prats se le pusiera una cámara oculta, seguramente ganaría la demanda porque, aunque es un personaje popular, vive de su profesión y siempre ha protegido su vida privada. No es el caso, por ejemplo, de Alessandro Lecquio”. Según la experiencia de Écija, los jueces suelen reconocer en sus sentencias que el mundo del corazón es un juego, y todo aquel que entra sabe que debe aceptar sus reglas. Entre los clientes de Écija y Asociados también se encuentran personajes famosos y “está demostrado que cuando uno de ellos decide que ya no quiere formar parte de este mundo, puede salir perfectamente”. En algunos casos, "se ha llegado a enviar una carta a todos los medios de comunicación pidiendo que se respete la intimidad de cierta persona porque ya no quiere ser famoso ni formar parte de este mundo, con amenaza de demanda en caso de no cumplir”, y todas las televisiones y revistas lo llevan a rajatabla.

¿Cuál es la defensa de El Mundo TV?

“La camara oculta se puede utilizar bien o mal, nosotros estamos a favor de que tenga una utilización racional”, defiende Manuel Aguilera, director de A corazón abierto. “Cuando nos planteamos hacer un reportaje con cámara oculta, lo hacemos con las siguientes premisas: 1) que el tema sea de interés social, que es algo que se cumple claramente en el caso del corazón; 2) que la información sea veraz, ya que con una cámara oculta es muy difícil manipular la verdad porque muestra claramente lo que recoge la cámara; 3) que sea un hecho denunciable, es decir, que haya un engaño a los espectadores o potenciales consumidores de corazón”.

¿No comete un delito El Mundo TV al “engañar” a su víctima?

Hay quien piensa que la propia productora está cometiendo un delito al engañar a su víctima para conseguir su objetivo, el de la grabación. Por ejemplo, en el caso de Lecquio, los periodistas de El Mundo TV le hicieron creer que le contrataban para un documental sobre las monarquías europeas. ¿El fin justifica los medios? Según Écija, el haber engañado o mentido a la víctima para conseguir la grabación no influye en el éxito o fracaso de la demanda posterior, si la hubiera, porque son dos cosas independientes. Además, “el mentir no está considerado delito por la ley”, añade. “Cuando demuestras que el tema es de interés social, si la única forma de destaparlo es engañar a esa persona, los jueces lo amparan”, explica Manuel Aguilera. En el caso concreto del reportaje del conde Lecquio, “él contaba que ha iniciado una campaña contra la Casa de Alba, algo que raya en lo delictivo y, en otro vídeo, demostraba que hace exclusivas involucrando y engañando a terceras personas”, defiende el director de A corazón abierto.

¿Pierde el famoso el derecho a demandar por ir al programa?

“No, eso no es así, el famoso puede demandar si quiere, es independiente una cosa de la otra”, explica Aguilera. “Se ha llegado a decir, incluso, que chantajeábamos a los invitados para que no demandasen, pero es totalmente falso. Nosotros no presionamos al entrevistado ni le enseñamos los vídeos antes de venir al programa, ni negociamos qué partes se verán y cuáles no, tal y como se ha comentado por ahí”, aclara.

Si el famoso declina ir al programa, ¿se emitirían las imágenes igualmente?

Interviú publicaba esta semana que El Mundo TV tenía previsto ofrecer para el estreno del programa un reportaje robado a Sara Montiel y su novio cubano, que finalmente se canceló por la negativa de ella a acudir como invitada. A este respecto, Aguilera aclara: “No es cierto, si el famoso en cuestión decide no ir a A corazón abierto, aún así habría programa y se emitiría el material grabado con cámara oculta”. “Otra cosa es que nosotros hayamos preferido emitir antes aquellos reportajes en los que contamos con la presencia del protagonista”, añade.

¿Ha demandado Lecquio o algún otro famoso a El Mundo TV?

Así como El Mundo TV se enfrentó a varias demandas por reportajes de Al descubierto, a día de hoy no ha recibido ninguna querella de ningún famoso grabado para A corazón abierto, ni siquiera de Lecquio. Sobre este asunto, El Mundo TV no ha querido hacer declaraciones, pero sí asegura que “las mismas premisas que hemos tenido en cuenta en el caso de Lecquio las seguiremos teniendo en posteriores programas”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba