Temporada estival "Del pita, pita, del...", auténtica sensación del verano televisivo

El spot musical de Coca-Cola ha causado la misma fiebre popular que "las tapitas" de la ONCE el verano pasado

Por segundo verano consecutivo, lo más comentado de la temporada estival en televisión no es un programa, es un anuncio. Lo más comentado del mundo musical no es una canción “del verano”, es un anuncio.

Las canciones de los spots publicitarios se han convertido últimamente en duros competidores de King África y sus "secuaces". Los creativos de la ONCE ya tienen una segunda hornada de éxitos playeros, pero quien se lleva la palma este año es “Del pita del” de Coca-Cola. La canción se escucha en discotecas, en móviles y se incluye en recopilatorios. Al final, la mejor promoción es la que se hace gratis.

El verano introduce cambios drásticos en la rutina diaria, también de la televisión. Cambian rostros y programas, y los anuncios pasan a vender la felicidad en frascos de bebidas refrescantes, estuches de discos estrella y paquetes de vacaciones.

Este año, basta con navegar por Internet para darse cuenta de lo que los creativos de McCann, responsables del último anuncio de Coca-Cola, han conseguido. A la vista de su repercusión, resulta evidente que muchos se han enganchado con la historia del pobre camarero indio de principio a fin sin mutilarla a golpe de mando a distancia.

"El gurú del sexo"

Con una inspiración evidente en la película “El gurú del sexo” –de hecho el spot se llama “Gurú”- el protagonista, ataviado con una camisa fucsia y un cinturón resplandeciente que hubiese sido la envidia de Travolta en “Fiebre del sábado noche”, se marca unos bailes con los que consigue enganchar a todos los invitados de una fiesta de alto copete.

El formato musical y el mensaje de optimismo ya habían sido explotados por estos mismos autores en otro anuncio para la multinacional: “Chihuahua”. En aquél igual que en éste, el protagonista decide romper con el hastío con el ritmo de sonidos exóticos. Si la vez anterior se trajo México al metro, ahora es el turno de la India, a pesar de que en la letra se mezcle el hindi con neologismos made in McCann.

La acción tampoco transcurre en Bombay o Nueva Delhi, sino en Argentina, destino elegido por sus palacios y el ambiente veraniego que se disfrutaba en la pasada Semana Santa. Fueron necesarias unas 350 personas y diez días de rodaje, más ensayos con especialistas en bailes hindúes, para conseguir que el protagonista se gane la simpatía del espectador. El primer plano del cinturón marca el comienzo de la transformación y el efecto catalizador de la música se deja sentir en el personaje femenino. La música amansa a las fieras.

Un aura beatífica rodea en la última escena al gurú, que convertido en chamán hace una sabia reflexión “Sigue el dictado de tu espíritu”. Y es que, según entiende Andrés Martínez, uno de los creativos autores del spot, “los anuncios de Coca-Cola deben tener siempre un punto espiritual”.

¿Pero quién es realmente el gurú? Ni los propios creativos recuerdan su nombre. Se trata de un actor desconocido angloindio que según confiesan, superó en parte el cásting por su escasa pericia en el baile. “Todos los demás bailaban mejor, pero él le daba ese rollo un poco desastroso, torpe, que nos gustaba”, reconoce Martínez.

La anti publicidad vive sus días de oro. Eso creen también en la agencia DDB, en cuyas terrazas se grabaron el año pasado las actuaciones de varios de sus creativos. Si los bailes del indio no son muy ortodoxos, los de los empleados suponen el triunfo de la espontaneidad en un mundo donde todo está milimétricamente medido.

La música de “Del pita pita del” ya ha traspasado fronteras. De momento, promociona la versión portuguesa de “Operación triunfo”, mientras que en Argentina, el Dj Alejando Seoane le ha dado su toque personal para adaptarlo a las discotecas. En España, se incluye en un recopilatorio que lleva su nombre y en cualquier suena gracias a los móviles.

Otros anuncios para el recuerdo

Curro se fue al Caribe sin previo aviso y se rió de todos los trabajadores estivales y de los que compraron sus vacaciones en la agencia anunciada. “¿Dónde está Curro?” se convirtió en frase comodín para hacer un chiste, pero pronto obtendría la respuesta de Ramón García Ramontxu, que vendió su imagen para promocionar los viajes de la competencia.

Los anuncios de la baticao nos han aleccionado un verano más sobre cómo hacer en casa batidos de chocolate sin grumos. Este año lo promocionan los niños de “Eurojunior”.

Otros que nos faltan a su cita son los spots de los recopilatorios de verano. “Caribe mix”, “Ibiza mix” y “Disco estrella” muestran el paraíso para los amantes de cuerpos esculturales con poca ropa.

Un escenario muy parecido, aunque menos multirracial, es al que nos tienen acostumbrados las marcas cerveceras. Todo el mundo se lo pasa genial mientras bebe cerveza, y eso que recomiendan el consumo responsable.

El ambiente estival también se apodera de los anuncios de móviles y este año, una compañía se aprovecha de las desgracias de un joven enterrado bajo la arena para vender. El susodicho, que sólo tiene al aire la cabeza, tiene que esperar a que su amigo termine de hablar por el aparato para ser liberado. Vive momentos de terror: un cangrejo, un niño con pala y un partido de fútbol playas son algunos de los peligros a los que no se sabe si sobrevive. Al final, no todos disfrutan de sus vacaciones
en los spots de la televisión.

Adaptación del artículo publicado en la edición impresa de “El Mundo”, el jueves 12 de agosto

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba