Análisis Vertele.com ¿Cómo triunfar a lo Lady Gaga?

El fenómeno del año tiene todos los ingredientes del gran éxito que se podrían aplicar a programas de TV

Lady Gaga es, sin duda, el fenómeno del año. ¿Qué tiene esta mujer que es capaz de convertir su videoclip 'Bad romance' en el más visto de la historia de YouTube, con 200 millones de visitas, y que consigue que la revista Time la proclame artista del 2010 con sólo 24 años?

La cantante sigue los pasos de otra estrella mediática que supo convertirse, hace ya muchos años, en un referente musical mundial: Madonna. ¿Qué tienen en común?

Las dos marcaron tendencias siguiendo el ABC del márqueting más exitoso. Posiblemente, uno de los mayores pecados de la nueva creatividad en televisión es la falta de originalidad en la creación de nuevos formatos y la ausencia de riesgo en los ejecutivos de la cadena a la hora de diseñar su parrilla.

¿Qué pueden aprender creadores y ejecutivos de televisión de Lady Gaga y Madonna para triunfar?

Vertele.com ha realizado un ejercicio sobre sus claves de éxito, que pueden ser aplicables, y de hecho lo son, a los programas de televisión. No hay más que echar un vistazo a los espacios con más audiencia de esta temporada 2009/10 para ver reflejados en ellos muchos de los 'ingredientes' del fenómeno Lady Gaga, como veremos a continuación.

Hay que marcar tendencia

Un buen programa de televisión tiene que contar con un buen envoltorio, caminar un paso por delante de lo establecido y marcando tendencia. El envoltorio se identifica con el contenido. La imagen del programa (su escenografía, cabecera, grafismo, ambientación musical, presentación) es armónica, coherente, y es tan importante como su contenido, que tiene que estar a la altura de lo que promete el envoltorio.


En el caso de Lady Gaga, su imagen es tan importante como la música. En los éxitos de la televisión reciente podemos encontrar un ejemplo en Glee, la aclamada comedia musical americana que acaba de situarse como una de las más nominadas a los Emmy, o en la corriente de series ´'vampíricas' como True Blood Crónicas vampíricas que deben buena parte de su éxito a un buen envoltorio en boga.

Mano de hierro en guante de seda

Se hace pleno si la imagen que se transmite es al mismo tiempo la de transgresora y buena amiga, como ha conseguido House (Cuatro), entre otros muchos ejemplos de series protagonizadas por personajes transgresores y simpáticos al mismo tiempo.

Prohibido aburrir

Tanto los proyectos como sus contenidos deben proponer innovaciones constantes y ofrecer sorpresas periódicas. Que siempre suceda lo inesperado, lo insólito, lo novedoso. Que los espectadores tengan la sensación de asistir a un evento imprevisible y fascinante.

Lady Gaga es un camaleón mutante, permanentemente cambiante, aunque mantenga su esencia y su personalidad. El padre de todos los reality shows, Gran Hermano, es experto en el factor sorpresa.

El escándalo es fundamental

Es una derivación del anterior principio. No se pueden hacer programas planos, en los que se tiene la sensación de que todo está bajo un aburrido control. El negocio del espectáculo se rige por un principio muy antiguo: “Que se hable de ti, aunque sea mal”.

Los programas tienen que provocar comentarios de los espectadores, no bostezos. Lady Gaga está siempre en el límite de la navaja, a veces casi maltratando a la prensa, pero sin cruzar la raya de lo tolerable. Su vida, su trabajo, su perfil cargado de ambigüedad (tiene o no tiene pene??) están cargados de provocación. Sus besos lésbicos. Su defensa de los gays y su enfrentamiento con la Iglesia. Sálvame (Telecinco) es un buen ejemplo.

Hay que correr riesgos

El miedo es paralizante. No hay que temer al riesgo, intentando experimentar constantemente nuevas formas de hacer las cosas. Si te tachan de excéntrico o de polémico, estás consiguiendo tus objetivos. La rebeldía es rentable.

En los negocios, en la vida, en el trabajo, ser transgresor es rentable. La mente cuadriculada no lleva a ninguna parte. Si sigues la rutina y las convenciones harás lo mismo que los demás y esto te llevará, inevitablemente, al fracaso, a la invisibilidad. Marca la diferencia, como ha hecho Lady Gagá, y triunfarás. TVE arriesgó con su apuesta por una serie innovadora que combinaba varios géneros (Águila Roja) y acertó.

La unión hace la fuerza

El programa aprovechará el potencial de los que ya son famosos para hacer crecer su propio éxito. Lady Gaga actúa a dúo con Boy George o con Beyoncé y busca juntar su fama a la de Susan Boyle porque sabe, perfectamente, que “la unión hace la fuerza”. Todas las cadenas tratan de utilizar las sinergias entre sus programas. El intercambio de presentadores que realizaron esta temporada El Intermedio y Buenafuente es un ejemplo.

Crea identidad y marca

Los espectadores tienen que sentirse orgullosos de ser seguidores de un determinado programa y sentir que eso “les hace diferentes”, les distingue. Lady Gagá no es para todos. Si te gusta, eres postmoderno, formas parte de un grupo exclusivo de gente avanzada. Algo parecido ha conseguido crear desde sus inicios Sé lo que hicisteis (laSexta).

Muy mayoritario, eso sí, pero no eres gente “común”, no formas parte de los borregos que se conforman con todo. Pero esto no convierte ni al programa, ni a la cantante, en una marginada, puesto que respeta y habla elogiosamente del entorno con el que se identifica y que la refuerza.

Crea comunidad y red social

El éxito no tiene que ser flor de un día. Cuida a tus espectadores. Mímalos. Organízales una vida para cuando el programa de televisión no esté en antena. Para esto están las redes sociales: Facebook, Twitter, un club de espectadores, MySpace, Tuenti.

Cuando no estás en el aire, sigues estando con ellos, sigues preocupándote de tus espectadores, con contenidos extra que tienen en internet un medio excelente de difusión. La comunicación de Lady Gaga es muy “personal” y el público lo agradece. Los eventos que están creando Fama y Operación Triunfo (flashcast, flashmob, etc) como calentamiento a sus regresos son buenos ejemplos.

Guarda secretos que mantengan el misterio

No reveles todo tu potencial. Tienes que tener zonas de sombra que generen dudas, preguntas, curiosidad, misterio. Muéstrate cercano, como programa, pero guarda secretos que enganchen al público, que le permitan soñar. El Internado (Antena 3) ha sido la reina del suspense esta temporada.

Piensa en el futuro desde el principio

No te quedes en el programa de hoy. Lanza la imaginación al vuelo y piensa como evolucionará el programa la próxima semana, el mes siguiente, en la nueva temporada. El éxito se gana cada día, día a día, y vale sólo lo que el dato de audiencia de hoy, que hay que reconquistar mañana. Tienes que tener objetivos y cumplirlos. La anunciada apuesta de Antena 3 por arrancar lo nuevo de Los Protegidos en tecnología 3D es un buen ejemplo.

Hay que trabajar, trabajar, trabajar

Lady Gaga también enseña que hay que trabajar con toda la intensidad del mundo. Con 24 años, la cantante de moda es una curranta despiada y una esponja que absorbe todo lo bueno que puede hacer crecer su música y su imagen. Que la inspiración te pille trabajando...

Aprende de la historia

La historia evoluciona porque los creadores asumen toda la historia pasada para construir la cultura presente. Lady Gaga no existiría si previamente no hubiera nacido Madonna. No se llamaría así si Queen no hubiera compuesto Radio Gaga.

No vestiría así sin Bowie y sin la influencia del pop de Andy Warhol y de Donatella Versace. De la misma manera que Gran Reserva no existiría sino hubiera triunfado antes Falcon Crest, Sálvame no tendría la misma acogida sino tuviera Aquí hay tomate como padre "inspirador". 

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba