La violencia en televisión no siempre es mala

Un estudio afirma que ayuda a conocer la realidad

Los contenidos violentos de la televisión no repercuten siempre de manera negativa en el espectador, sino que pueden llegar a tener una función positiva en la audiencia, afirma un estudio realizado por un grupo de investigadores de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid.

Según está teoría, las imágenes de violencia pueden incidir de manera positiva en la audiencia, ya que permiten tener un conocimiento directo de la realidad a la vez que el espectador se identifica con las víctimas, fomentando la reflexión sobre la sociedad.

Este tipo de escenas permiten a la audiencia "sentirse testigo de una realidad que, una vez vista, ya no se puede negar y que implica hacerse cargo de y obligar a los demás a hacerse cargo de". Además, ayudan a identificarse con personas, situaciones y las consecuencias que pueden tener las conductas violentas.

El espectador distingue entre violencia real y de ficción

Los investigadores concluyen que "los espectadores distinguen claramente la violencia de ficción de la realidad y consideran que la más importante, la más cuantiosa y la más grave es la de los informativos" ya que sus contenidos violentos "se entienden como una posibilidad de ser experimentados en las propias vidas".

Por otra parte, el estudio también afirma que "la violencia interesa y tiene cierto atractivo". Suscita interés "porque ayuda a elaborar experiencias" y atrae porque "se puede desarrollar morbo ante las escenas de enfrentamiento y de destrucción y degradación de lo humano".

Más de 23 actos violento cada hora

Las televisiones emiten de media 23,7 actos violentos por hora, lo que supone una manifestación de violencia cada menos de tres minutos, la mayor parte de las cuales se localizan en el horario de protección infantil, según el estudio.
Así, aunque la mayor cantidad de actos violentos se emite de 20:00 a 2:00 horas, en el año 2007 el tramo entre las 14:00 y las 20:00 horas ocupó el primer lugar. Parte de esta franja horaria constituye el horario fijado como de especial protección para la infancia.

Por programas, el 21,3% de las imágenes violentas aparecen en los informativos, mientras que las películas ocupan un segundo puesto, con el 19,3% de los contenidos de violencia, seguidas por las 'promos' (12,5%), las series (12,2%), la publicidad (9,5%) y los magazines (7,5%), según el estudio.

En cuanto al tipo de violencia, el trabajo concluye que casi el 60% de las manifestaciones de violencia corresponden a daños físicos. El 30% es de tipo social (insultos, desprecio, retención, violencia simbólica) y contra la propiedad (10%). En 2007 las imágenes de "daño físico" descendieron siete puntos respecto de los años 2000 y 2005, mientras se emitían más contenidos representativos de "daño social".

”La violencia en televisión está masculinizada”

Según los autores del estudio, dirigido por Concepción Fernández Villanueva, "la violencia en televisión está fuertemente masculinizada, no sólo en cuanto a agresores (en más del 75% de los actos violentos el agresor es hombre), sino también entre las víctimas (casi el 70%)". "Las mujeres reciben más violencia física de la que causan como agresoras; en contraste, los hombres reciben mayor violencia social que la que ejercen como agresores", concluye el trabajo.

El estudio, que analizó las reacciones y emociones que la violencia despierta en los espectadores con 19 grupos de discusión durante 30 horas, afirma que "la identificación de la violencia no es un efecto de la simple visión, sino un proceso evaluativo que depende de los valores del espectador" ya que "hay importantes diferencias en la captación de la violencia en función de las características" de cada uno.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba