La actriz, de origen puertorriqueño y que saltó a la fama por aparecer en la serie de televisión de Ryan Murphy, desapareció el día 9 de julio en un lago de California, donde había alquilado un bote junto a su hijo de cuatro años. El pequeño fue encontrado horas después en la barca solo y explicó que su madre había ido a nadar, pero que nunca había regresado. Seis días después, la policía del condado Ventura hallaba un cuerpo y confirmó que se correspondía con el de Rivera.